Cualidades del buen DM: la experiencia.

Esto es como todo, con el tiempo le vas cogiendo el truco. Descubrirás que con la práctica las cosas salen casi solas, sin necesidad de estar dándole vueltas a la cabeza, ¿qué hago ahora? ¿se darán cuenta de que he metido la pata en la escena anterior? ¿habré quedado convincente en mi interpretación del rey? La experiencia es ese componente mágico y acumulativo que te hace estar más despierto y mejor armado para defenderte de las situaciones que se te presentan.

A medida que juegues, irás adquiriendo un método para escribir tus módulos, hacerlo más rápido y con mejores resultados. Sabrás cuándo es imprescindible consultar una determinada regla o pasarla por alto, improvisando un parche, para no interrumpir el juego. Regatearás con mayor soltura al abogado de las reglas, cuando se ponga pesadito con sus minmaxes. Algunos jugadores se estudiarán los manuales y vendrán a tu partida señalando con el índice un pasaje del libro: Esto lo haces mal te dirán, o Yo tengo un +1 a dar por saco y no me lo has contado, o Mi semigigante puede llevar dos espadones y utilizar su rabo como si fuese una porra, ya sabes, 1d6+fuerza; aprenderás a neutralizar al mago de las reglas con el sentido común, tendrás que argumentar tu defensa, y cada vez lo harás mejor. Ajustarás mejor los tiempos de partida, los bichos, los tesoros, el reparto de puntos de experiencia… En resumen: subirás niveles como DM, y serás mejor.

Normalmente, a medida que ganas experiencia haces las cosas mejor, pero no siempre. Cuidado con adquirir vicios feos, como considerar que tu trabajo es la represión. Nada de eso, el trabajo del DM es la imparcialidad y neutralidad. El DM juega con los PJs, no contra ellos. Esto no es Heroquest. Tampoco tienes que pensar en contentarles en todo momento: las recompensas son para los que hacen las cosas bien. Si ellos entienden ese mensaje, jugarán mejor, os divertiréis más.

La experiencia se consigue jugando. Aventura tras aventura, campaña a campaña. Cambiarás de juegos, de ambientaciones, pasarán los años, y cada vez te costará menos hacerlo, y las partidas serán más divertidas. Y te darás cuenta de lo satisfactorio que es divertirse sanamente en común y que tus jugadores aprecien tu trabajo.

2 comentarios en “Cualidades del buen DM: la experiencia.”

  1. Ciertamente, la experiencia es un grado pero hay gente que se estanca por mucho que dirija. Yo añadiría que es importante jugar mucho pero también con diferentes personas y a diferentes juegos. Si siempre juegas con los mismos y a lo mismo puede llegar las sorpresas luego :P

    1. Esa es una observación muy buena e interesante Kharma, distintas personas plantean diferentes retos y dan un trasfondo más rico a tu experiencia. También cambiar de juego te ofrece una perspectiva más generosa: no todo es D&D o Cthulhu, y los distintos juegos ofrecen ambientaciones variadas y se enfocan a objetivos distintos. Todo ello amplía tus horizontes masteriles. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s