Warlock: el Brujo (1989)

Como estuve varios días traumatizado tras ver Ator el Poderoso -y al descubrir que tenía secuelas que me veo obligado a ver en el futuro por el bien de Frikiplaster, The Blade Master y Iron Warrior- tuve que cambiar de chip y ver algo más digno. Por ello hoy voy a hablar de una peli al menos inspiradora, Warlock.

Como a finales de los 80 eso del inglés todavía era un poco exótico en España, los promotores de la película creyeron necesario matizar que Warlock significa brujo en el mismo título, por eso redundan: Warlock: el Brujo. La peli, allá por 1989, se convirtió en una cinta de culto para los amantes norteamericanos de las pelis frikis de terror, a pesar de que su éxito en taquilla fue limitado. En España también tuvo sus seguidores frikis, yo la vi con algo así como 10 u 11 años, y me gustó, por eso me sumo a la banda de amantes de Warlock.

Julian Sands hace un papelazo como el malvado brujo que elude su ejecución en 1691 mediante un pacto con Satán, que lo traslada al Bostón de finales de los 80. Pero Redferne, su captor, un tipo duro y con recursos, no permitirá que se escape tan fácilmente -el brujo había matado a su prometida- y atraviesa el portal también, trasladando sus violentas querellas al pacífico siglo XX.

El brujo, en adelante y por orden su superior, el Maligno, se centrará en encontrar el Grand Grimoire, un libro maldito que esconde el nombre verdadero de Satán, y que de ser pronunciado deshará la Creación. Para evitarlo, Redferne se aliará a una pelirroja de buen ver, y juntos sufrirán lo habido y de por haber para echarle el guante al malo. Brujería, hechizos, crueles tácticas, sustos, efectos especiales satisfactorios -para ser de los 80- todo ello hace de Warlock una peli muy interesante. Pero sobre todo, el personaje de Warlock es muy bueno, con esa crueldad anti-empática que todos esperamos de un buen siervo del demonio.

El éxito de Warlock entre los frikis animó a rodar una secuela, Warlock: el Armaggedon, en 1993. No es tan buena pero se deja ver -ya hablaremos de ella-, sobre todo porque Julian Sands vuelve como malo. La trilogía la completó Warlock III: The end of innocence, 1998, en la que nos sustituyen a Julian Sands por… Bruce Payne… sí, el villano en las horripilantes Dungeons&Dragons I y II. El de los labios pintados. Insufrible. Insultante.

Pero, aunque la saga se pudre con el tiempo, saquemos la parte buena. Si no has visto Warlock y te mola el rol y lo friki, vela, porque te gustará. Acaso te dará ideas para algún villano de tus aventuras, o para un PJ cabroncete, y la música es interesante para ambientar. La banda sonora original, compuesta por Jerry Goldsmith, la adjunto en el apartado de la ficha. A mí me gusta, me recuerda un poco a la de Sleepy Hollow.

FICHA DE LA PELI:

Título: Warlock. El Brujo (Warlock); Género: Terror; Año: 1989; País: EEUU; Director: Steve Miner; Idioma: Español; Duración: 103 min; Reparto: Julian Sands, Lori Singer, Richard E. Grant, Mary Woronov. Enlace: http://www.megaupload.com/?d=UGKB9Y61; Banda sonora: http://www.megaupload.com/?d=OSHNMBIZ (password youdont).

2 comentarios en “Warlock: el Brujo (1989)”

  1. ¡¡Otro peliculón!! Quizás es verdad que no le favorece el paso del tiempo pero en su época fue todo un bombazo, y todavía se puede ver. Coincido contigo en que el rubiales protagonista hace un papelón y es el que sostiene toda la película, porque los otros dos dan un poco de pena… Me gustaba tanto el brujo que llegue a hacerme un mago en D&D basado en este gran personaje.

    La trama no esta mal. Para mi los puntos fuertes, aunque no se si sera basado en creencias reales, son los detalles y toques ocultistas que se van dando en la peli. Mi preferido es la escena con el niño que no esta bautizado ;)

    Sobre las otras partes… recuerdo haber visto la segunda pero no me gusto nada de nada. El rollo ese con los druidas no llego a calar tanto como la primera parte.

    1. Jajaja, veo que tu eres de los míos Kharma. Yo también la tenía idealizada. Al verla estos días, me ha parecido algo más cutre, pero el aspecto fuerte de la película, los toques continuos de brujería y sobre todo el personaje del brujo, siguen siendo geniales, y merece la pena verla.

      Yo la segunda la ví en mis días, recuerdo que el brujo se cambiaba el peinado, y recuerdo algo de los druidas, pero poco más. Tendré que revisarla un día.

      Un saludo Kharma, y buen fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s