Ravenloft, creando tensión: el equilibrio.

Uno de los grandes retos del DM, que normalmente solo se supera al cabo de años dirigiendo y haciendo experiencia, es el de mantener un equilibrio entre tus PJs y el mundo que en tus partidas les ofreces. Los DMs nóveles suelen plantear desafíos poco complicados, no tanto porque los PNJs, monstruos o dungeons son de poco nivel, sino porque los PJs van sobrados.

El buen DM que quiere crear tensión sabe que sin equilibrio no hay desafío. Y sin desafío no hay tensión. En lugar de meter con calzador bichos y PNJs que están por encima del nivel del grupo (para intentar equlibrar la balanza) algo que suele quedar un poco fuera de lugar, lo mejor es que mantengas un control en lo que los PJs llevan y hacen. Me explico.

Controla las reglas, y si es necesario, ponte serio en el cumplimiento de reglillas que normalmente ignoramos. No le vas a pedir a tu mago que lleve una bolsa llena de cagarrutas de cabra para componente material de cierto conjuro, pero si se trata de un polvo de diamante, o un diente de tigre, entonces tienes más motivos para ser estricto. El mago puede contratar a algún PNJ que por una tasa al mes le consiga materiales (menos los más costosos, que debieran ser conseguidos por el propio mago). Todo esto va dirigido a que, cada día al amanecer, no empiecen a tirarse mil conjuros sin darle ningún valor y sin reparar en que el juego no son sólo numeritos, sino una interpretación, y que detrás de cada conjuro hay un ritual y unos materiales. Si el conjuro y sus materiales cuestan algo, entonces no los tirarán a lo loco.

Otro problema son los objetos mágicos. Los PJs dan mucho la monserga con que les saques más y más. Mantente firme. Los objetos mágicos sacados a lo loco desequilibran un montón una campaña a favor de los PJs. Como su nombre indica, son mágicos, son algo extraordinario, y no debieran ser abundantes. Yo tengo una medida para con los objetos mágicos que aparecen en mis aventuras, en AD&D y 3ª Edición,  y es la siguiente:

  • Entre niveles 1-4, objetos +1.
  • Entre niveles 5-8, objetos +2.
  • Entre niveles 9-12, objetos +3.
  • Entre niveles 13-16, objetos +4.
  • Entre niveles 17-20, objetos +5.

Esto no significa que en un momento concreto no pueda salirle a un PJ de nivel 4 un objeto +2, sino que, en la mayor parte de los casos, en esos niveles les saldrán objetos +1. Y no muchos. En nivel 4, estimo que cada uno de los PJs de un grupo de 5 miembros debiera tener un objeto +1 cada uno. En nivel 8, cada uno debiera tener un objeto +2. Y en nivel 20, cada PJ debiera tener un objeto +5, aparte de otros de menor bonificación, en todos los casos. Estas son medidas que yo aplico y considero más o menos equilibradas, pero es mi punto de vista. Cada DM puede tener su tipo de campaña, pero hablando de Ravenloft y de crear tensión merced al equilibrio, creo que es plan coherente.

En los últimos años que yo jugué, me encontré con una picaresca que puede fácilmente colarse a un DM bonachón. Mis PJs buscaban manuales en los que salían clases prestigio de lo más exótico. Muchas eran auténticas chorradas, pero daban beneficios desproporcionados y eso les ponía a tope. Mis PJs cumplían los requisitos, querían hacerse esa cosa. Está en el manual, es oficial, me decían. No puedes hacer nada, cabronazo, pensaban. Pero claro que puedes, amigo DM. Hacerse una clase prestigio no es decir: me pido esta, me sumo los bonos. Nadie se echa a la cama y al día siguiente aprende a hacer cosas inverosímiles. Adquirir una clase prestigio (además viene en el manual) supone grandes aprendizajes y cambios en la vida del PJ. Como mínimo, mínimo, mínimo, una aventura. Conocer a un maestro, pagarle una enseñanza. Y si eres un DM especialito, una campaña. Aparte de una justificación de por qué ese PJ ahora decide tomar ese rumbo. Que se refleje en la interpretación. Te lo vas a hacer, dile, pero primero gánatelo. Esto no es un paseo de niñas.

Esto son sólo algunos de los ejemplos más evidentes sobre cuestiones que hay que tener bien atadas. Medidas útiles para salvaguardar un balance entre PJs y mundo del rol. No tienen que sentirse sobrados, o tendrás tu labor como DM que busca crear tensión muy complicada. Y la receta es sencilla: ser estricto en el reparto de objetos mágicos, en el uso de los conjuros, con las clases prestigio, y con otros detalles que puedan surgir en las campañas y que ahora no se me ocurren. Se justo pero no tonto. No lo haces para joderles, lo haces para mantener el equilibrio y, a la postre, para mejorar la diversión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s