Manual del Buen Principiante: Creación del PJ

Ha llegado la hora de la verdad, y el aspirante a rolero se ha decidido a echar una partida. ¿Cuál es el primer paso? Efectivamente, hacerle un PJ. Pero hay que ir con cautela. Recuerda que nuestro objetivo es crear un adicto que el día de mañana necesitará un psicólogo para dejar de hablar de masunos, guerreromago y dadosdeseis.

Un DM webazos podría llevar al chiquillo a su biblioteca-friki particular y empezar a sacar tochos: que si Manual del Jugador, que si Manual del Buen Guerrero, del Buen Ladrón, del Buen Flautista. Que si la Senda del elfo, que si Vengadores Sagrados, que si la madre que los parió a todos. “Míratelos y dime lo que quieres hacerte para la próxima partida”. Entonces el chiquillo sale del antro con una carretilla cargada de libros, deseando alejarse para lanzarlos a la mar y huir lejos del mundo de los juegos de rol. Nunca aplastes al neonato con masas de información que no va a saber asimilar. Recuerda que tú eres un friki de hace muchos años, y a todo se empieza desde abajo.

Hoy en día, muchos advenedizos en el rol vienen de otros cauces. Llegan desde el rol de ordenador, curiosos cuando se les dice “¡Eh chaval!, que todo eso de los juegos de rol viene originariamente de un juego de mesa, que no te enteras”. Quieren probarlo, y buscan a uno con fama de máster de los de antes, de los de papeles, boli y dados, nada de bytes ni 3D. Los quemamáquinas, en los juegos de PlayStation o PC, se hacen los PJs en 30 segundos, o como mucho, en dos minutos. Eso tampoco es de recibo. El buen DM debe demostrar a su iniciado que esto no es un juego de ordenador. Todo requiere más esfuerzo, pero la recompensa en diversión también es mucho más suculenta.

Hay que llegar a un término medio, y hacer la primera experiencia en el rol de mesa agradable. Y hacer un PJ es muy divertido, todos los que practicamos este deporte sabemos eso. Nos encanta hacer PJs, todos son distintos y prometen horas y horas de diversión. Es como diseñarnos una vida paralela en otro universo, configuramos quiénes vamos a ser y cuáles van a ser nuestros puntos débiles ynuestras destrezas. Siempre es divertido. Por eso nuestro interés es hacer que el friki disfrute desde ya, haciendo su PJ.

Hay distintos modos de hacer un PJ, pero pueden englobarse en dos maneras genéricas: la tradicional, con las tiradas y la selección de habilidades, categorías/profesiones, equipo, magia, etc… Puede hacerse por tiradas de dados y reparto de puntos. Y el sistema de personajes pregenerados. Todo depende un poco de tu enfoque de una partida de rol, pues todos sabemos que hay distintos tipos de máster y distintos tipos de juego. Las orientaciones son generales, y podría depender de tu tipo de juego.

  • Tradicional: tirar los dados, elegir habilidades, seleccionar ocupación, etc… Al principiante lo de los números y las habilidades puede sonarle un poco a chino. Hazle una somera descripción de como funciona el juego, qué significa tener mucho o poco en una característica, por qué es mejor potenciar unas habilidades y dejar al margen otras, cuál es el cometido de un PJ con determinada profesión. Sin entrar en detalles, pero tratando de evitar que la hoja con los numeritos sea un documento cifrado para el nuevo rolero. En grandes líneas, si optas por este sistema, debe ser él quien decida lo que se hace. Y seguramente no va a sacar partido a todas las posibilidades que le ofrece el reglamento, a diferencia de un experto machacasaurio de esos que ven el mundo en forma de masunos, pero mientras esté cómodo con su rol, mejor que mejor. No tiene que hacerse un personaje nóvel perfecto, solamente uno divertido. Creando un trasfondo sin demasiados detalles (si el personaje prospera, ya habrá tiempo para eso) tendremos ya un tipo aceptable para una partida de principiantes. El proceso puede llevar entre 40 y 60 minutos.
  • Personajes pregenerados: siempre es una opción digna el entregar personajes pregenerados, sobre todo si ves al personal muy verde. El personaje pregenerado tiene la ventaja de que los has hecho tú, el iniciado sabe que está bien hecho y tiene futuro. No lo ha hecho él, vale, pero superas el problema con el que se enfrentan algunos novatos cuando piensan, al de tres o cuatro partidas, que se confundieron aquí o allá al dar puntos o habilidades, y que el personaje es una M. Tú entregas PJs (puedes dejarles incluso elegir entre un buen número de personajes pregenerados), ellos escogen los suyos, les defines sobre el papel qué significan los números y cuales son los poderes de cada PJ, y ellos, a lo largo de las partidas, se familiarizan con el bicho y lo moldean a su gusto. Si se encariñan, estupendo. Si por el contrario no les gusta, habrán aprendido ya algo y podrán hacerse otro PJ más a su medida. Respecto al trasfondo de los PJs, creo, igual que antes, que lo mejor es no darle demasiada importancia en la primera partida (imagínate que el chaval escribe medio libro con la vida de su amado personaje y tú vas y te lo cargas a la primera… puede pasar, y el tío se cabrearía y no volvería a jugar).

Vuelvo a insistir que dependiendo de tu estilo de juego un modo u otro de generación del personaje puede estar mejor o peor. Yo siempre opté por la opción tradicional, pero debo reconocer que la entrega de personajes pregenerados es una idea muy buena si la gente con la que vas a jugar está realmente alejada de nuestro mundillo friki.

Nota: muchos principiantes te llegarán con una idea de personaje muy clara. Normamente, la sacan de series de televisión, libros o películas. Hasta le ponen el mismo nombre del susodicho personaje de ficción, sin ningún reparo. Yo no creo que esté tan mal, aunque sea poco original. Ayúdales, durante la creación, para que su PJ tenga un parecido con su “ídolo”. No pasa nada. Cuando vayan avanzando las aventuras y las campañas, el PJ tomará su propia personalidad, lo he visto muchas veces, y es muy satisfactorio. Al final superará al original en experiencias y hazañas, y se parecerá en poco a su alter ego.

6 comentarios en “Manual del Buen Principiante: Creación del PJ”

  1. Bravo, buena entrada. Yo soy de pregenerar personajes siempre que puedo, pero no siempre el sistema me lo permite (porque me come tiempo de preparación de partida). Lo hice una vez para Hackmaster y casi muero. Pero mañana tengo partida de Dungeonslayers, y con 20 minutos que dedique me hago 3 PJs en un pis pas :)

  2. La primera vez que jugué a rol, lo hice con un PJ pregenerado, una ladrona, y lo agradecí, porque tenía muchísimas ganas de empezar y no quería comerme el tarro con dados ni numeritos. El resultado es que media vida después estoy escribiendo frikadas por aquí juasjuas

  3. Excelente entrada, Friktor. Una vez más, consejos que muchos saben y pocos aplican. Aunque me quedo sobretodo con la narrativa que empleas xD

  4. Muy buena entrada, me ha hecho gracia. Yo soy de un genero raro, cuando empecé no tenía amigos que jugaran al rol y tuvieran manual, así que agarré el SW d20 y unos dados en la tienda friki más cercana y con eso y cuatro consejos del dependiente me puse a dirigir. Para matarme
    Aprovecho para dejar mi blog por si alguien quiere pasarse y comentar http://enanadas89.blogspot.com

    1. Gracias Marcos. Estoy con el proyecto de reformar el aspecto de Frikiplaster, en cuanto me ponga a ello incluiré tu blog en los Santos Lugares. Muy valiente por tu parte lo que has contado, muchos pensarían que aspirabas a matar viejos, juasjuas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s