El baúl de los recuerdos -roleros- (II)

Confesé hace meses que mi primera partida a rol fue en Runequest, y fue tan satisfactoria que aquí estoy. La trama era muy sencilla (rescatar al hijo de un noble de unos bandidos) y aquella simplicidad hizo mayor el disfrute. Las semanas y meses siguientes yo era como una mosca cojonera, siempre pidiendo rol como un drogadicto, y pillándome rebotes descomunales cuando por cualquier motivo no se podía (normalmente mi primo, que era más de fútbol, ponía pegas). Cuando jugábamos nos metíamos en su garaje y respirábamos gases. Grandes tiempos aquellos, donde las trastadas nos salían gratis, como cuando sir Bowen (aka Txelo de Castro), terminada ya la partida, cogió el extintor del garaje y fumigó un poco por aquí y por allá.

Cuando nuestro máster (que era un tío mayor y más serio) se cansó de nosotros (13-15 años), me pasó el relevo a mí como DM. Escribí a mano una aventura para Runequest (cuando aquello, principios de los 90, PCs más bien pocos). Era una brutalidad donde PJs de escasa experiencia tenían que eliminar un culto maléfico de orcos, no sin antes matar a un wyvern y robarle su tesoro. La verdad es que la superaron con sufrimiento, que es como deben superarse las buenas aventuras; se indignaron con el tesoro, que eran 40 monedas de oro y un arco (siempre he sido un máster poco generoso), y empezaron a pedir más.

Eran aquellos tiempos en los que el prestigio del Señor de los Anillos no estaba en entredicho, y la gente flipaba con solo oir la palabra Tolkien. Que si el Hobbit por aquí, que si Elrond por allá, que si un Nazgul, que si un Balrog. Así que yo, que llevaba tiempo curioseando la versión Básica del Señor de los Anillos (todavía la tengo por aquí, el otro día me salió un bicho de ella), me propuse iniciar una campaña. Mi primera campaña. Así que me pasé por Guinea Hobbies (tienda que ya no vende juegos de rol, en Algorta) y me compré el Señor de los Anillos JdR, el profesional (Kanus, igual me falla la memoria, si lo compramos en otro sitio habla ahora o calla para siempre).

Fue una gran campaña de la que guardo muy buenos recuerdos. No sabría decir cuánto estuvimos jugando (cuando eres chaval el tiempo pasa de un modo tan extraño…) si fue cuestión de meses o de más de un año. Allí estuvieron el mítico Alfharon de Kanus Maximus, el Percebal de Txelo de Castro, el hobbit de Bob (¡no recuerdo el nombre!), el guerrero de mi primo Luís, y algún otro que no recuerdo bien… Por favor, los implicados que aporten información que yo haya omitido. Entre las partidas más guapas estuvo aquella de las Tres Torres que Alfharon se hizo de principio a fin con venda en la cabeza y muletas (el SdlA era así), porque un troll le había pegado un porrazo. Poco después, estaban en una de las torres y los orcos la metieron fuego, teniendo que salir los héroes por la ventana, como el que no paga la factura del hotel. En otra tenían que defender Bree de un ejército de orcos, y participaron en una buena batalla. Para celebrar la victoria, Percebal (un caballero) se alistó en un torneo con pendones, nobles, bandejas de plata y cortesanas buenorras. En la primera justa sacó una pifia, se calló del caballo y se partió las dos piernas.

Mis partidas al Señor no duraron mucho más (¿pudimos jugar entre 1993-1995?). Tuve otros grupos pero con aventuras sueltas que no llegaban a nada: allí estaban Alfredo, Abella, el Maestro Ninja, Micrófono y algún otro friki. Por no contar las veces que jugamos la aventura del castillo (sí, la que venía en el libro). Pero de eso hablaré en la siguiente entrada del baúl.

Por cierto, un recuerdo para Angus McBride (1931-2007)…

11 comentarios en “El baúl de los recuerdos -roleros- (II)”

    1. Prefiero escribirlo ahora que todavía tengo la memoria fresca que dentro de diez años, cuando muchos detalles hayan podido perderse… hoy mismo he hecho un descubrimiento de una parte de mi memoria que tenía completamente borrada, y me he quedado como un lelo mirando la imagen durante un minuto… no pediría volverlo a vivir… sólo con recuperar el recuerdo me bastaría… snif…

  1. Pues fíjate, Runequest fue el primer juego de rol que me compre. Recuerdo ir al Corte Ingles cuando tenia 13 años, lo vi como de casualidad y convencí a mi madre para comprármelo.

    Aunque no fue el primer juego de rol que jugué (fue el señor de los anillos y el D&D) y tarde bastante en empezar a jugarlo ya que no me hacia mucho gracia :P

  2. El Senyor de los Anillos Basico lo compramos en una tienda de Castro, cuando lo de los asesinos del rol y todo eso y una profesora del colegio le dijo a nuestra madre que si jugabamos a eso nos ibamos a volver locos.

    Recuerdo muy bien aquellas tardes en el garaje de Luis Alberto. Tambien me acuerdo de las piernas rotas del caballero de Txelo, que por cierto se pico con el suceso. Tambien recuerdo a Alfharon utilizando sus conjuro de calentar agua (el unico que tenia) para echar agua hirviendo a los orcos desde la torre… que tiempos… el porrazo del troll dejandole para el arrastre el resto de la aventura (queria hacerse el duro porque tenia muchos puntos de vida).

    Y aquel juego que tenia Marcelo con munyecos de plastico tipo heroquest? Jajaja que tiempos.

    Algun dia compartire los inolvidables recuerdos como DM de Dark Sun: la fiesta de las porras, los personajes de Cebo, el mul de Chuchin, el gigante Fido, la isla de los B’oroghs… jajaja…

    1. Si quieres hablar de Dark Sun, habrá que hacer entradas de cuando vinieron Urquijo y Alvarito el Cabezón a jugar y te querían hacer trampas. De cuando Wild Eric se quiso hacer toda una aventura volando y al final acabó estrellado. De cuando Cebo incendió el choco. De la metralleta de dardos del mul de Cebo. Del “Yo no me arrodillo ante nadie” de mi halfling Urguin. Sólo Torkol, el semigigante de Axel, merece una entrada propia… tenemos Frikiplaster para años… Escribe entradas, yo te doy permiso para publicar.

  3. El juego de Txelo: Dragon Strike, un tipo Heroquest. Tenías una serie de turnos para matar al malo del calabozo, y si los agotabas, salía el dragón que era durísimo y casi que estabas frito. Eso suponiendo que Txelo se hubiese leído las reglas bien. No se me olvidará tampoco cuando Txelo cogía la cartulina con la hoja de personaje de la ladrona y la del guerrero, y empezaba a frotarlas y a decir: “Aaah! Ladrona! Qué buena estás, que tetas tienes…”. Un antropólogo británico hubiese disfrutado como un enano en nuestras sesiones de juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s