Heavy e inconsciencia

Hacía tiempo que no escribía de música, y como Iron Maiden o Blind Guardian me parecían muy típicos, me he inclinado por otro tema: mi inconsciencia musical.

Pues resulta que tuve una época, en ese tránsito del instituto con la universidad, en la se apoderó de mí un consumismo heavy absurdo. ¿Y por qué absurdo? Pues porque me iba al Corte Inglés, sección de discos, sección heavy, y compraba aquél cuya portada me molase más, sin ninguna otra referencia al respecto del grupo en sí. Mi cabeza ya estaba quemada por aquello que se escuchaba entonces en los círculos de frikirroleros: Iron Maiden y Blind Guardian, claro, pero también Sonata Arctica, Rhapsody, Edguy, los asturianos Avalanch, Easy Rider, Ankhara, más tarde Warcry.

Un día me dí de frente con una portada en la que salía un casco sajón medieval sobre un fondo rojo, rodeado de celosías de tipo céltico. Bufff, “¡que guapo!” me dije. La música en su interior no puede ser mala con esa portada, pensé. Ignorante de mí, desconocía por aquél entonces al grupo en sí, Saxon. Un clasicazo, claro. Y el disco, Killing Ground, una pasada. Así que la jugada me salió redonda. Recuerdo que mi amigo el Maestro Ninja Gara estaba conmigo, y más cerebral que yo, me decía, “no compres por comprar”. Pero mi fe me recompensó con una buena captura.

Otro día, allá por los finales de los noventa, un amigo mío llamado Charli, famoso en Springfield, me dijo que pillase discos de su casa. Yo le dije, “¿qué disco pillo? -El que quieras”, me respondió. Así que pillé el que tenía la portada más friki, una que salía un caballero rodeado de tipos crucificados y una gran muerte cadaverosa coronando la escena. Bingo. Grave Digger, Knights of the Cross, clasicazo brutal al canto. Mi padre me dijo que no escuchara esas cosas. Pero mi fé me respaldaba.

Mi última acción absurda antes de que los discos pudiesen descargarse sin pagar, la protagonicé con un grupo llamado Stormwitch. Llegué al Corte Inglés con mi frikada por montura, y de todos los discos me convenció uno en cuya portada salía una bruja haciendo algún tipo de conjuro, Dance with the Witches, se titulaba. Así que, ¡zaca!, lo compré. Y no me arrepentí. El grupo tiene una larga trayectoria y suena bien, pero me gustó mucho más Saxon o Grave Digger.

Hace menos tiempo, lo que no significa que fuese hace poco, cuando ya saqueábamos a las compañías discográficas como buenos cyberbucaneros que éramos y seguimos siendo, previo pago de canon digital (que es como un impuesto a todo navegante, al que sólo por surcar las olas se le considera pirata), me puse a buscar heavy por el webo, guiándome, eso sí, por las portadas de los discos antes de descargarlos. Y, ¡voila! que dí con un discazo de un grupo sueco (con esos siempre aciertas) llamado Falconer. La portada en cuestión era un tío, como un explorador, montado a caballo sosteniendo un halcón en su puño. ¿Cómo no picar? Te lo está pidiendo la portada. Así que ¡zaca! le di al botón y a descargar, y temazos señores, grandísimo disco.

Así que pare mí el balance ha sido positivo. Si la estadística es una ciencia y yo tengo buen gusto, no hay más que hablar. Teniendo en cuenta que sí, que la estadística es científica y que sí, que yo soy un as para el heavy, entonces comprar discos ciegamente garantiza (con la seguridad de haber sido probado científicamente) un 100% de acierto en cuanto a su calidad. Recordad niños y adultos, fiaros de las portadas, si sale alguna chorrada no lo compréis, si son muy frikis es que esconden un pedazo de álbum.

4 comentarios en “Heavy e inconsciencia”

  1. Jajajaja, con esa estadística tu consejo no puede fallar, desde luego ;D Yo creo que los mismos autores cuando se ponen a hacer el superdisco dicen al que les va a hacer la portada: “Tío, currate algo de puta madre que el disco que hemos hecho es la hostia”.

    1. Jajajaja, me encanta manipular la ciencia. He aprendido después de largos años leyendo la prensa, viendo la tele, escuchando a los partidos políticos y los estudios de las universidades, entre otros caraduras al uso. ¡Y lo mejor de todo es que el resultado del estudio siempre es el que a uno le da la gana!

    1. Entonces te salió bien también, porque los discos de Grave Digger son a cada cual más guapo. Y tienen canciones que podrías estar todo el día cantando, y hasta sueñas con ellas y acabas maldiciéndolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s