Playfriki: mayo, 2012.

Al final, después de un largo y doloroso año de sacarle fotos a tías buenas en bolas, Playfriki ha cumplido su número doce, y por eso viene con CD de regalo. El gnomo se ha venido quejando de que el trabajo le estresa demasiado y que gana tanto dinero que no hay banco en el país de la Piruleta para tantas monedas de oro, suplicándome que le baje el sueldo y que aleje a las mujeres de él. Yo ya se lo he negado todo, y además le he añadido más trabajo: supervisar la ropa interior de la modelos. Jódete gnomo.

Y resulta que hoy es 1º de mayo y los kioskos no abren, ¿cómo nos las hemos arreglado para distribuir Playfriki con puntualidad prusiana? Pues muy fácil: en primer lugar, vulnerando todas las leyes laborales existentes y también las que se inventarán en el futuro inmediato; explotando a los kobolds, que han tenido que montar kioskos clandestinos e ilegales con maderos robados de las construcciones paradas por aquello del ladrillo; aplicando un poco de látigo por aquí y por allá, sobornando a la policía con un número gratis de la revista (sólo a aquellos que se mostraban intransigentes con la condiciones laborales de la empresa), y en general, con buena fe y espíritu de trabajo y compañerismo. Los frikis han respondido como era de esperar: turbas fanatizadas y embrutecidas han devastado calles enteras y ciudades antaño prósperas parecen hoy pistas de aterrizaje de meteoritos. Springfield hoy no tenía mejor aspecto del que Madrid va a tener después de lo de la Cibeles. Y todos felices han retornado a su oscuro cubil a disfrutar warramente de las suculentas y curvilíneas páginas que brinda esta gran firma llamada Playfriki. No me deis las gracias todos a la vez, juasjuas. Seguid siendo fieles y esperemos poder celebrarlo el año que viene por estas fechas, como lo está celebrando uno de mis frikis favoritos, Punky.

Punky es un simpático pájaro loco que viene a mis partidas de rol. Está obsesionado con matar a mis PJs. Por eso su divisa es “Vais a morir todos”, y cuando se presenta una tirada de dado en la que existe posibilidad de muerte, el dado se mete dentro de Punky, se agita, y lo escupe por la boca. Si el PJ muere, Punky lo celebra con especial sentir. Con mi amigo aviar me despido, brindando por el número doce y… ¿quien me llama al móvil? ¡Ah, es Tyris! Bueno, jojojo, me despido que tengo prisa… ¡Adiox!

5 comentarios en “Playfriki: mayo, 2012.”

    1. Jajajaja no me puedo creer que te olvidases de los míticos y eternos bizarrianes que pegaban con la cola, esa especie de rata-pájaro tan entrañable.

  1. Sorprendentemente, nos hacíamos bastante en este juego a primera vista imposible. Nos llegábamos a la isla del Aguila, donde salian los esqueletos. Los juegos de antes sí que eran difíciles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s