La fiesta del Goblyn

La Fiesta del Goblyn es como yo llamo a la tradicional partida que yo y mi grupo jugamos en verano, una vez cada cinco años, a la aventura ravenloftera Fiesta de Goblyns. De momento, hemos tenido sesión de 2002 y de 2007, correspondería este verano la convocatoria 2012, aunque no sé si podré movilizar al personajado.

El Dr. Dominiani chotándose de tí

En un inicio, en 2002, la jugamos con intención de que formase parte de la campaña que durante largo tiempo desarrollábamos en Ravenloft. En aquella ocasión jugamos con personajes experimentados de nuestra campaña de Dragonlance, que habían sido trasladados a Ravenloft por las vacilonas “brumas” del Semiplano. Eran aquellos Pjs renombradísimos, y a día de hoy son protagonistas ínclitos en Springfield, porque son más viejos que muchos de los que hoy en día juegan a rol (quiero decir, los PJs tienen más años que muchos de vosotros que me leéis). Sus nombres eran Sir Bowen, Tarnus, Clive, El Zorro, y otros que desgraciadamente nunca recordaré (se agradecerá si alguien me refresca la memoria). La aventura daba de sí bastante, al menos entre 6-8 sesiones, lo que nos permitía jugar un par de veces a la semana y alargarla durante parte considerable del verano. Y era un gozada y unas risas (casi siempre jugábamos de noche).

La aventura me la había pasado un día en clase de gimnasia en el instituto el maestro Charli, al que yo había dicho que me molaba Ravenloft (yo dirigía entonces Dragonlance). Un día, Charli se deslizó hasta el campo de fútbol (él no venía a mi clase, supongo que estaría haciendo pira) con la aventura, me la dio, y me dijo que la preparase para jugarla. Creo que él al final no vino a jugarla (andaba siempre en negocios muy oscuros), y tampoco se la devolví. De hecho la tengo por aquí, ahora.

Un simpático goblyn próximo a festejar

En aquella primera jugada murió mucha gente. Algunos días llegamos a juntarnos ocho, e incluso un día me vino Alvarito (se pasaba todos los días por allí por si nos pillaba jugando, para que le dejásemos participar) y le dije que no, que no podía jugar nadie más. No me volvió a hablar, está picado desde entonces por mí decisión. Recuerdo haber matado a Urquijo y a Axel, recuerdo que Zevo también estaba y que murió alguna vez, recuerdo haberle chupado varios niveles a El Zorro en Homlet, recuerdo la batalla salvaje con el Stahnk en la que murió el minotauro de Urquijo, las manos brumosas robándole a Clive la Espada Ancha +1 que Sir Bowen había ganado en la prueba de los Caballeros de Solamnia (dio lugar a muchas risas). También Alexis Tarnus se quitó una de las espinitas de su vida, tirando su primera Bola de Fuego a unos licántropos. La experiencia fue brutal y genial, y la gente quedó prendada de esa gran aventura que es Fiesta de Goblyns. A mí me volcó definitivamente sobre Ravenloft, y poco tiempo después (2003) empecé mi gran campaña ravenloftera que todavía hoy dura: Peregrinos de las Brumas.

La memoria es frágil y poco más puedo aportar de aquellas geniales veladas. No obstante, llegó 2007 y el documento escrito de aquella ocasión ha perdurado. Y con el documento escrito, los nombres de cada PJ, los que sobrevivieron y los que murieron, ¡con sus últimas frases! Eso sí que es un tesoro precioso, me va a dar para un puñado genial de entradas en Frikiplaster con las que lloraréis un ratito de risa. Pero lo dejo para el próximo día, donde contextualizaré la aventura, la última frase y sus consecuencias (con el pique del PJ en cuestión, de haberlo). Juasjuasjuas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s