El Barón aterriza en Springfield

Sí, señores. Los springfieldianos somos afortunados, una vez más. La asociación rockera Volumen nos dio la oportunidad de disfrutar del Barón Rojo, una vez más en Springfield, este sábado durante el festival metalero CastroRock. Y es que los reyes del rock patrio estuvieron por estos lares ya en el 1982 (¿o en el 83? creo que en el 82) dándolo todo en nuestra gran plaza de toros, obra del arquitecto Eladio Laredo.

Cuando aquello el Barón se convirtió, gracias a sus grandes méritos (giras en Inglaterra y Europa, Sudamérica…), en una banda grabada a fuego en la memoria de los españoles y en la historia de nuestra música. A día de hoy siguen siendo los mejores, y eso que, más que Barón Rojo, son Barón Cojo, ya que todos echamos de menísimos al grandísimo Sherpa, al fin y al cabo, alma del Barón y padre de la mayor parte de sus éxitos. Pero los hermanos de Castro siguen siendo virtuosos de las cuerdas y reventaron literalmente la paz de nuestra pequeña y tranquila comunidad de Springfield. No podía yo salir de mi gozo al escuchar la batería retumbar en las paredes de los edificios y la gente ir perdiendo la compostura a medida que el concierto avanzaba. La última vez que los vi fue en Bilbao, durante la Aste Nagusia de 2007. Por aquel entonces José Campuzano estaba con ellos, y ametrallaron con acordes salvajes la villa del Nervión durante más de tres horas (aquel día grabaron el DVD de De Barón a Bilbao). El concierto de la Aste Nagusia fue B-R-U-T-A-L. Llovía a cántaros y miles de personas chuparon agua y frío, entre ellos yo, por devoción rockera.

Imagino a los remilgados, descreídos del rock, pensando “¡Cuánto ruido! ¿a quién le puede gustar eso?”, y precisamente de eso se trata, amigos baroniles, pisotear las convenciones sociales, meter ruido chillando y golpeando la batería, pulsando con rabia las cuerdas guitarreras, gritando la verdad, y si se tercia, recitando hermosos versos que ya quisiera Bustamamante en su bocaza. Sí señores, la rabia rockera no está reñida con la poesía. Y es que el buen rock nunca muere, como el propio Barón nos ha dicho tantas veces. Ahora no puedo esperar a que vuelvan para otro recital rockero como el del sábado.

No puedo dejar de mentar que Barón Rojo nos fundió los tímpanos de 00:00 a 2:00 de la mañana, pero desde las 19:00 horas diversos grupos springfieldianos dieron la talla metiendo ruido y jodiendo a los puretas de la Pantoja y el pasodoble (muy respetables, por otro lado). Esos grupos fueron: The Whatevers, Karbonizadores, Tercer Mandamiento y Ténebra. Larga vida a ellos también. Gracias a Volumen y a todos los que se lo curran allí, esperemos que el año que viene nos preparen un cristo parecido al de este año.

Y para finalizar, os enchufo un enlace, y no deben escoceros los dedos después de pinchar en él por tratarse de un programa de Intereconomía. No vais a encontrar este tipo de shows nostálgicos en la MTV, os lo aseguro. La historia del rock de la transición, centrada especialmente en Barón Rojo y Asfalto, en España en la memoria. Me gustó mucho el programa, con presencia del Sherpa y Julio Castejón, versión acústica del tema “Barón Rojo”, y mucho más. Si te gusta el metal clásico no te lo puedes perder…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s