Regalo friki de Navidad (II)

El año pasado por estas fechas escribí una entrada sobre juegos que marcaron nuestras felices infancias entre ejecuciones de nazis, cañonazos contra demonios y fusilamientos de científicos locos. Los juegos 3D de los 90, que inauguraron un género inmortal y sobreexplotado hoy en día, marcaron la transición infancia-adolescencia-madurez de los ochenteros como yo. El año pasado vine con cuatro perros brutales: Wolfstein 3D, Doom, Blake Stone y Rise of the Triad. Este año vengo con Heretic, Hexen, Duke Nukem 3D y Quake, la segunda generación de maravillas… ¿alguien da más?

250px-HereticHeretic. Heretic fue el comienzo de una saga que dio que hablar. Estaba claro, no había que ser un genio para darse cuenta… ¿Que Doom, entorno futurista demoníaco metralletesco ha funcionado? El siguiente paso, evidentemente, es la fantasía medieval, que es un imán gigante para todos los frikazos como yo. Y eso fue Heretic, vestir a Doom de fantasía medieval, cambiar la pistola por una varita que tira rayos, por una ballesta, etc… El juego, debido a Raven Software, también fue distribuido por ID en 1994, y utilizaba el motor de Doom.

El argumento era la leche de original: tres hermanos llamados Serpent Riders habían poseído a los reyes de los siete reinos y controlado sus dominios, y los elfos Sidhe, derrotados en su resistencia y proclamados heréticos, se retiraban cuando, uno de sus miembros, Corvus (al que tu diriges) trama su venganza personal y marcha en busca de los Serpent Riders. Ahí empieza tu viaje a través de la Ciudad de los Malditos.

El juego está bien, pero no es Doom. Siempre me moló más meter cañonazos con la escopeta de dos cañones que tirar pelotillas con la varita de mago.


250px-HexenboxHexen. Este perro, primo de Heretic, ganó bastante respecto a su predecesor. El rollo es el mismo: fantasía medieval con un toque oscurantista, creado por Raven Software y distribuido también por ID a finales de 1995. Después de haberle dado matarile al primero de los Serpent Riders, en Hexen tienes que encargarte del segundo, que mantiene asediado al reino de Cronos. Esta vez tienes la oportunidad de elegir entre un maguillo (parecido al patán del Heretic), un clérigo que pega mazazos y un guerrero que empieza dando puñetazos y luego mete hachazos como Dios manda.

El entorno de Hexen está logrado y da el pego tenebrista que pretende. Los enemigos impresionaban bastante y daba gusto partirles la cara con el guantelete (yo era de jugar con el guerrero). Debo decir que a mi me gustaba mucho Hexen, y jugué también a su segunda parte, Hexen II (1997) aunque menos.

Lo mejor de Hexen es que era un first-person-shooter algo distinto, con escenarios variados y sobrecogedores, tétricos, donde podías elegir tu estilo de personaje, con una dificultad ajustada y donde, aparte de pegar tiros, empezabas a practicar un combate cuerpo a cuerpo, algo novedoso en lo relativo a los shooters en 3D. Otro que había innovado en eso fue el Witchaven… pero de ese extraño producto hablaré en una entrada exclusiva.


duke-nukem-3d-adult-content1Duke Nukem 3D. ¿Qué puedo decir de Duke Nukem 3D? Fue uno de los grandes juegos de los 90, uno de los grandes innovadores y una máquina de la felicidad que nunca se acababa. Fue el primero que superó a Doom, según mi punto de vista. Nos lo regaló a todos los enfermos 3D Realms a principios de 1996, y todos juntos de la mano caminamos hacia el paraíso entre los comentarios machistas y los modos groseros de nuestro admirado Duke Nukem, personajillo con cierto y sospechoso parecido a mi admirado Bruce Campbell.

Los alienígenas habían invadido la Tierra y sólo tú, Duke Nukem, te oponías a ellos metralleta en mano. Lo demás era placer plomizo. Recorrías escenarios urbanos armado de un arsenal de lo más atractivo y espectacular, matando todo tipo de marcianos que reventaban que daba gusto. Por el camino, te encontrabas con multitud de tías ligeras de ropa con las que interactuabas guarramente, pero no tanto como para que te lo quitasen de las manos por tus 16 inocentes años. ¿Alguien ha olvidado el cine en el que se estaba proyectando una tía en bikini bailando?

Duke Nukem marcó una época. Cada vez que te pasabas un nivel, matando a su correspondiente monstruo final, Duke lo humillaba cagándole la cabeza o pateándole el ojo. En los años siguientes, programadores de todo el mundo se curraron todo tipo de expansiones y niveles nuevos. Será difícil superar por un shooter un clasicazo con el carisma de Duke Nukem.


 

quake1_paketQuake. Poco después de Duke Nukem salió a la calle Quake (ID Software, 1996), un perro shooter en 3D de los creadores de Doom y sus secuelas, extremadamente tenebroso e inquietante, con un aspecto distinto a los anteriores juegos de los 90 por la utilización de polígonos en lugar de sprites para los modelos, lo que le daba un aspecto más realista y sin duda más acojonante.

Tomabas el papel de una especie de marine que debía pararle los pies a una criatura maligna llamada Quake que, habiendo encontrado una vía para entrar en la dimensión humana, tenía por entretenimiento meter escuadrones de la muerte en ella. Y los bichitos que metía… había que verlos. En aquellos tiempos daban bastante miedo, nada que ver con las cosas que vemos ahora claro, pero para nosotros era tema serio. Había que ver aquellos zombis y aquellos doberman que saltaban a por tí colmillo en mano.

Por aquel entonces había bandos que peleaban cruelmente tratando de imponer su verdad. Lo que se dirimía en esa lucha era qué juego era mejor: Duke Nukem o Quake. Los unos decían que Quake era mucho más impresionante, los otros que Duke Nukem tenía más variedad de escenarios y era más divertido… En fin, lo de siempre, frikis emocionados que necesitaban invertir su tiempo libre en querellas absurdas. A mí, personalmente, a pesar de los avances técnicos de Quake, siempre me gustó más Duke Nukem, molaba aquello de ir por pubs nocturnos matando aliens, y las armas me gustaban más.

Espero que os haya gustado mi nostálgica revisión de perros gloriosos de otro tiempo. Todavía quedan shooters que deberemos revisar, como mi admirado Blood, en el que chutabas cabezas de zombis que chillaban como locos. Todavía quedan shooters que revisar…

3 comentarios en “Regalo friki de Navidad (II)”

  1. Uff nada como las sesiones multijugador de Quake, 16 enfermos gritando en una sala de la uni mientras el resto de la gente intentaba currarse sus trabajos.

    1. Jajaja, aupa Zev, que bueno verte por aquí. Me acuerdo yo de cómo invadíais la sala de ordenadores de la uni, estuve un día allí con vosotros. Os metíais a jugar a Quake, donde el Maestro Ninja no tenía rival, y el tío que controlaba la sala os desconectaba los ordenadores cuando se cansaba de que no hicieses otra cosa más que jugar. Grandes tiempos aquellos, teníais los cojones de plomo.

  2. Mitico Duke Nukem. Nunca olvidare la primera vez que le patee la cara a un alien agonizante. Hail to the King, baby!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s