Reena y Gaudi

slayers_revolution

Poneos los cascos y ataos el cinturón que vengo reivindicativo. Hace años, en este mismo rincón pecador, escribía que Telecinco no siempre había sido una cadena vomitiva y vomitable. Que hubo, y hay, tiempos y tiempos. Yo creo que esa barrera milenarista (ya lo advertía Fernando Arrabal en su delirio etílico) del 2000 marcó un antes y un después. Y es que el año 2000 pudimos asistir al primer Gran Marrano, cuando todavía se tomaban la molestia de colarnos que era un experimento sociológico y toda esa patochada. Ahora ya les da igual, meten un gordo, una fea, una loca, cinco tías buenas sin luces y varios machitos de gimnasio cavernarios, y te hacen el programa ellos solitos, sin que Basile se tenga que herniar.

Pero hubo un antes. Y en los años de transición de la otra tele a la tele de ahora, asistimos a un canto de cisne que vino a llamarse Reena y Gaudi, traducción libre de Slayers, una serie de anime japonés que creo que echaban en la 2 allá por el 98 o el 99, y que fue la última serie de animación nipona en condiciones que emitieron los canales nacionales antes de hundirse en el fango. Es probable que ahora emitan animes en canales privados, sólo quiero decir que en las televisiones a las que los pobres tenemos acceso ya no se ve anime, entre otras cosas porque, en aquél entonces, se vertió mucha basura sobre ellos.

Reena y Gaudi era una serie para echarse una risas, donde un grupo de aventureros iban haciendo el gamba de un lado para otro sin mucho sentido, todo sea dicho. Los principales protagonistas, la maga Reena Inverse y el guerrero de larga melena rubia, Gaudi, eran personajes carismáticos, el principal gancho de la serie. El punto del show estaba en lo exageradísimo que era todo, y el descojono que eso traía consigo. Reena y Gaudi no era una serie como Lodoss War, envuelta en la seriedad y el compromiso con unos ideales de un grupo buenoso de héroes típicamente dungeoneros, sino algo caótico, estrambótico, exagerado hasta lo caricaturesco. Para muestra un botón. Gaudi se viste de mujer, “Lalá”, para que el grupo pase inadvertido durante un viaje, y un rudo marinero se enamora de él. Véanse los primeros minutos del siguiente vídeo:

¿Brutal, no? Pues ese era el rollo, y las risas estaban aseguradas. No recuerdo cuánto duró en antena. Creo que después hubo una reposición, no lo recuerdo bien, seguramente a mi me pillaría ya en la uni, porque no pude verla.

Reena y Gaudi fue, como ya he dicho, un canto de cisne más que digno para los que nos habíamos criado con Ranma 1/2, Chicho Terremoto, Campeones, Caballeros del Zodíaco, Johnny y sus Amigos, etc… Cuando aquello los puritanos se rasgaban las vestiduras y arrancaban las barbas cuando veían que en Ranma se veía una teta, o que Chicho Terremoto se ponía a dar voces al verle las bragas a Rosita. Ahora tragan bilis a embudo con Mujeres y Hombres y Viceversa, o con Adán & Eva, y con toda la basura exageradamente sexualizada, machista y repugnante que substituyó a aquellas inocentes series donde no se desnaturalizaba un desnudo.

Don y doña Moral encorsetada: iros a la mierda. ¿No queríais taza? Pues taza y media. Al final la justicia siempre llega: en el pecado lleváis la penitencia.

Mítico opening:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s