Avalanch

Este finde han sido fiestas en Springfield y la asociación de rock Volumen nos trajo a Avalanch como plato fuerte del concierto del sábado. Yo en seguida supe que no podía faltar a esa cita: Avalanch es un reclamo con una fuerza brutal para aquellos que fuimos adolescentes en los 90, y fuimos seducidos por discos como “La Llama Eterna” o “Llanto de un héroe”. Cuando aquello éramos los máximos frikis de los juegos de rol, y grupos como Avalanch y sus letras sólo venían a alimentar nuestra demencia.

Avalanch-La_Llama_Eterna-Frontal
Disco brutal, no os lo perdáis.

A mi el power metal me sigue flipando, y Avalanch no defrauda. La calidad del conjunto me pareció impecable. Durante cerca de dos horas el grupo nos ofreció un repertorio a todo volumen que hizo temblar los muros de todo Springfield, con guitarras brutales y una batería implacable. La verdad es que me sorprendió el gran nivel que demostraron los avalanchosos veinte años después, un grupo, además, que ha sobrevivido a no pocos problemas y escisiones. Y aluciné con la chavalería de hoy RECITANDO sus temas, algo que desde luego no me esperaba, pues Avalanch es más bien cosa de los nuevos viejos como yo; pero las chavalillas se sabían la letra de algunas canciones, quedando yo estupefacto, wtf??

Pero no todo van a ser flores, especialmente cuando sentí cierta decepción con la selección de temas. Y es que me infla los webos que de un concierto con entre 12-15 temas, la mitad sean baladas plastosas, para mi gusto lo más prescindible del repertorio de los asturianos: ¿qué coño pasa? Me tuve que ir a casa sin escuchar “Por mi libertad”, que fue un himno de mi adolescencia, porque alguien prefirió endosarme “Xana”, “Cambaral” o “Antojo de un dios”. De hecho me las endosaron todas, incluída “Alas de cristal”, que en comparación con “La llama Eterna” me parece un truño.

500x500

Es decir: Avalanch tiene temas fortísimos y grandísimos, brutales recitales de power metal, pero me sodomizaron con hadas y ninfas. Yo bajé esperando “Por mi libertad”, “La llama Eterna” o “Torquemada”, más caña metalera. Esperé hasta las 2,30 de la madrugada porque tenía esperanza de escuchar alguno de esos temas, y al final tuve la satisfacción de que tocaron “Torquemada” y pude irme fino para casa. En fin, no puede llover a gusto de todos, había personal por allí flipando balada tras balada, qué le vamos a hacer a Dios.

En cualquier caso, me alegra que siga existiendo Avalanch y aunque buena parte de los miembros sean nuevos -no hay nada malo en ello-, su alma, Alberto Rionda, sigue ahí a tope. Una de las referencias de mi juventud y de la de tantos nostálgicos metalosos españoles.

Un poco de caña nunca viene mal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s