Stinkor y el Pachuli

No tenía planeada esta entrada, pero me he visto en la necesidad de contar mi re-encuentro con Stinkor. Voy a empezar introduciendo a un personaje de la historia, podemos llamarle Carlittle Terrace.

La primera parte tuvo lugar en la Comarca, a 400KM de donde yo vivo (Gondor), pero todos los sucesos ocurriendo en el mismo periodo de días. Carlittle iba caminando tranquilamente con su pareja, cuando de pronto algo golpeó su memoria olfativa. Como todos sabemos, los olores muchas veces nos transportan a una época y a un lugar muy concretos. Cuando menos lo esperas y de forma brusca, te ves inmerso de forma espontánea en otra realidad debido al olfato. Así, Carlittle, después de años sin aquella sensación, no pudo evitar sino gritar lo que sentía: “Casa de Ninja Gara!!! He-Man!! Huele a Masters del Universo!!”. Carlittle se había visto transportado a nuestra casa de imprevisto. También todos conocemos que cada casa tiene un olor característico, que nunca sabes cuando lo re-olerás o si ocurrirá y, a Carlittle, le ocurrió después de más de 20 años. Su pareja le dijo entonces: “¿Qué dices? Si huele a Pachuli!!”. La mente de Carlittle no pudo asimilar aquella palabra, Pachuli, con los Masters y empezó a gritar más alto: “Huele a He-Man!!! La mofeta de Ninja Gara!!! Así olía su casa!!!”. Volveremos al tema de la mofeta.

Hasta esta misma semana, yo no sabía lo que era el Pachuli, no sé si lo había oído alguna vez… De hecho, yo no conocía este suceso anterior que ocurrió hace unos días hasta que no conté mi propia historia. La probabilidad de que haya ocurrido esto, es más difícil que la lotería de Navidad (no es broma). Ahora la segunda parte, que me ocurrió a mí en Gondor.

Los reyes nos trajeron un set de aceites con quemador. Unos 20 olores distintos bastante intensos al ser quemados. Todos los días he estado poniendo uno, para ir viendo cual me gusta. Ayer, lo encendí y fui a la ducha. Al salir, mi cerebro dio una vuelta completa. Todo me olía a Masters del Universo. Pero además con la intensidad de los aceites, los Masters se metieron en mi cabeza. “No puede ser” pensé. “El virus me ha jodido el olfato” pensé después. Luego volví a inhalar, no había duda, la esencia de los Masters había inundado mi bulbo olfatorio y me había trasportado de forma brusca a otra época y lugar. Fui a mi “altar” (vitrina de juguetes) para ver si “alguien” había sacado a mis Masters de allí (aun tengo algunos). Hasta que asumí la realidad. Ese aroma era exactamente igual que a lo que olía el plástico de los Masters. Al mirar la etiqueta lo vi: “Pachuli!!!!” ¿Qué coño es eso dije?

Automáticamente fui a Google, tenía que haber algo al respecto. Solo necesité poner Masters Universo Pachuli, para salir de dudas. Lo siguiente fue contárselo a mi hermano, que automáticamente me contó que él se acababa de enterar de lo mismo!!!! Pero se lo había contado Carlittle con otra experiencia distinta!!! WTFFFF??? Me volvió a estallar el cerebro!!

Pues bien, vuelve “la mofeta” de la que Carlittle se acordaba, pero yo no. Resulta, que en mi casa teníamos un Master que se llamaba Stinkor, la Mofeta!!! Mattel tuvo la genial idea de crear esta mofeta mezclando el plástico fundido con Pachuli!! Me cuenta mi hermano que por aquel entonces, no sabíamos qué le pasaba al muñeco, y estuvimos lavándolo y limpiándolo durante mucho tiempo de lo que apestaba. De hecho, no me acordaba de él porque lo tiramos de lo apestoso que era. Grande Mattel!! Esos juguetes serán ilegales hoy. Pero no queda ahí, el tema es que Stinkor fue guardado hasta ser tirado con el resto de Masters y resulta que las partículas de plástico/pachuli, se propagan y se pegan al resto de juguetes, “ad infinitum!!!!”. Y resulta que Stinkor fue quien dio personalidad al olor de mi casa. Y por ello todo el que haya pasado por mi casa durante los 80/90, recordará mi casa cada vez que huela a Stinkor, cada vez que huela el Pachuli.

No me voy sin ensalzar la grandeza del nombre que tenía el Master: Stinkor!! Realmente los Masters tenían la grandeza de los nombres: Mosquitor (y su trompa succionadora), Serpentor (y su cuerpo de serpiente), Fistor (y su puño de hierro), Spikor (con sus pinchos) jajaja, incluso Skeletor. Tanta grandeza solo podía ocurrir en los 80.

Hasta aquí la casualidad de conocer una palabra 2 veces la misma semana después de una vida de ignorancia y cómo algunas situaciones olfativas te pueden volar los sesos. Grande Stinkor.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s