200.000 visitas, Stranger Things y… WINONA

WF-SummerTCA_001

Los que nacisteis tarde es posible que ni la conozcáis, u os suene poquito. Otros crecimos viendo sus pelis. Allá por los ochenta, un productor de cine le dijo que no era lo suficientemente hermosa para Hollywood, lo que demuestra que la estupidez y el disparate son primos hermanos. Winona Ryder fue un icono para todo aquél niño ochentero que en los noventa veía pelis no convencionales; quiero regalarle a ella mis doscientas mil visitas como el que lleva una ofrenda al altar de una diosa. Y hermosa era y sigue siendo, sí, demasiado para que un productor envanecido y envilecido, cegado por los destellos de neón de algún putiferio de Las Vegas, se diese cuenta.

image48
Esta es la fea, según algunos que merecen garrote.

A Winona casi siempre la vimos en papeles raros, nunca fue la niña tonta y guapa que se liga el chulito de la peli. En Heathers (donde tendría 17 años o así) colaboraba con Christian Slater en liquidar a las animadoras del instituto y los chulitos del equipo de rugby, que eran muy cansinos. En Beetlejuice fue la niña gótica con tendencias suicidas que hablaba con los muertos. Salvó la peli de Mermaids, que sin su interpretación de una muchachita temerosa de Dios, pero llena de tentaciones, habría sido un bodrio made in Cher. Poco después vino Eduardo Manostijeras, donde representaba un amor imposible hacia el engendro de las cuchillas en medio de unos escenarios de belleza sobrecogedora. Luego vino Drácula… ella era Elisabetha, la princesa de Transilvania convertida después en Mina, que abandona a su marido para vivir un tórrido romance con el famoso vampiro.

 

Y a lo largo de los noventa no paró: hizo del androide Call, encargado de eliminar a Ripley, que portaba en su seno a la reina alien en Alien: Resurrection (papel que aceptó a ciegas sólo para presumir ante su hermano, que era un friki total de la saga Alien). Y entre otras grandes películas, Inocencia interrumpida, donde interpreta de manera soberbia a una joven con trastorno de personalidad y que le valió una nominación a los óscar aunque no lo ganó. Pero eso a los frikis nos da igual. No son sus únicos papeles, pero sí los más importantes.

Winona-Ryder-tambien-estara-en-Bitelchus-2_landscape
Winona en Beetlejuice. Por cierto, se está mascando segunda parte, con diosa incluida.

Podéis imaginaros mi sorpresa hace unos días cuando unos amigos me recomendaron ver Stranger Things. Me recuesto desganado en la silla, con la cara de aburrimiento del que va a empezar a ver un show y lo va a juzgar despiadadamente, después de que le dijeran que imitaba los clásicos de fantasía de los 80 y toda esa parafernalia. Yo desafiando las palabras de mis amigos desde mis adentros: “Ya lo veremos”, me decía. Y de pronto, empezando los créditos, leo: “WINONA RYDER”. Y no necesité ver más. Genial. Estupenda. Winona ha vuelto. Maravillosa serie, concluí repentinamente en el segundo diez. Y no me equivoqué, como no me suelo equivocar nunca cuando me dejo guiar por mi intuición irracional, absurda e inconsciente, casi anormal.

Hace poco, la niña que interpreta a Eleven (C para los amigos) en Stranger Things, en una entrevista con Winona, corregía a la diosa cuando ésta decía que sí, que había hecho en su juventud alguna película icónica, después de que el presentador dijese que ella era un icono de los 90: que si Heathers, que si Eduardo… y entonces la niña despuntó: “no te olvides de Drácula, de Inocencia interrumpida, de La Edad de la Inocencia…” a lo que Winona respondió con una sorprendida carcajada. Y es que para ser humilde primero hay que ser importante, pues no tiene grandeza humillarse si ya estás rebozándote en el barro, sino cuando rozas el Olimpo.

En Frikiplaster nos inclinamos como juncos hasta tocar con las narices el suelo, nos arrastramos cual gusanos y chupamos el suelo por donde pisa Winona. Si a alguno, en los comentarios, se lo ocurre mentar cierto incidente en una tienda en Beverly Hills, le mandaré al demogorgon a su casa en un paquete regalo con una prótesis de falo XXL para que aprenda a respetar a las criaturas superiores (Hamanu, va por ti). Estáis avisados.

Reena y Gaudi

slayers_revolution

Poneos los cascos y ataos el cinturón que vengo reivindicativo. Hace años, en este mismo rincón pecador, escribía que Telecinco no siempre había sido una cadena vomitiva y vomitable. Que hubo, y hay, tiempos y tiempos. Yo creo que esa barrera milenarista (ya lo advertía Fernando Arrabal en su delirio etílico) del 2000 marcó un antes y un después. Y es que el año 2000 pudimos asistir al primer Gran Marrano, cuando todavía se tomaban la molestia de colarnos que era un experimento sociológico y toda esa patochada. Ahora ya les da igual, meten un gordo, una fea, una loca, cinco tías buenas sin luces y varios machitos de gimnasio cavernarios, y te hacen el programa ellos solitos, sin que Basile se tenga que herniar.

Pero hubo un antes. Y en los años de transición de la otra tele a la tele de ahora, asistimos a un canto de cisne que vino a llamarse Reena y Gaudi, traducción libre de Slayers, una serie de anime japonés que creo que echaban en la 2 allá por el 98 o el 99, y que fue la última serie de animación nipona en condiciones que emitieron los canales nacionales antes de hundirse en el fango. Es probable que ahora emitan animes en canales privados, sólo quiero decir que en las televisiones a las que los pobres tenemos acceso ya no se ve anime, entre otras cosas porque, en aquél entonces, se vertió mucha basura sobre ellos.

Reena y Gaudi era una serie para echarse una risas, donde un grupo de aventureros iban haciendo el gamba de un lado para otro sin mucho sentido, todo sea dicho. Los principales protagonistas, la maga Reena Inverse y el guerrero de larga melena rubia, Gaudi, eran personajes carismáticos, el principal gancho de la serie. El punto del show estaba en lo exageradísimo que era todo, y el descojono que eso traía consigo. Reena y Gaudi no era una serie como Lodoss War, envuelta en la seriedad y el compromiso con unos ideales de un grupo buenoso de héroes típicamente dungeoneros, sino algo caótico, estrambótico, exagerado hasta lo caricaturesco. Para muestra un botón. Gaudi se viste de mujer, “Lalá”, para que el grupo pase inadvertido durante un viaje, y un rudo marinero se enamora de él. Véanse los primeros minutos del siguiente vídeo:

¿Brutal, no? Pues ese era el rollo, y las risas estaban aseguradas. No recuerdo cuánto duró en antena. Creo que después hubo una reposición, no lo recuerdo bien, seguramente a mi me pillaría ya en la uni, porque no pude verla.

Reena y Gaudi fue, como ya he dicho, un canto de cisne más que digno para los que nos habíamos criado con Ranma 1/2, Chicho Terremoto, Campeones, Caballeros del Zodíaco, Johnny y sus Amigos, etc… Cuando aquello los puritanos se rasgaban las vestiduras y arrancaban las barbas cuando veían que en Ranma se veía una teta, o que Chicho Terremoto se ponía a dar voces al verle las bragas a Rosita. Ahora tragan bilis a embudo con Mujeres y Hombres y Viceversa, o con Adán & Eva, y con toda la basura exageradamente sexualizada, machista y repugnante que substituyó a aquellas inocentes series donde no se desnaturalizaba un desnudo.

Don y doña Moral encorsetada: iros a la mierda. ¿No queríais taza? Pues taza y media. Al final la justicia siempre llega: en el pecado lleváis la penitencia.

Mítico opening:

 

El retorno del Friki

critica-de-el-retorno-del-rey-viggo-mortensen

Sí señores, Friktor retorna con toda su turba de seguidores vandálicos y gnómicos para agitar la red de redes (también llamada “el webo”) con sus hilarantes noticias de rol, juegos de mesa, videojuegos, cine, música, nostalgias para +18 (nada que ver con ir o no a EGB) y muy variadas frikadas.

¿Qué mejor manera de recuperar nuestro reino de Piruleta que con la escena más memorable de 2015? Esa que todos sabéis en vuestro subconsciente que es insuperable pero, no obstante, tenéis arrinconada en los baúles más tenebrosos de vuestro intelecto. Yo os la recuerdo.

Hitler disparando por un teléfono móvil con pinta de ladrillo en la peli de Kung Fury. Lo mejor que 2015 ha dado de sí.

Alcatraz

Para los que sigan la serie de Alcatraz, esta será la entrada en la que podrán opinar sobre la evolución de esta serie de TNT.

¿Qué nos harán esta vez J. J. Abrams y su séquito? Tras los sabores agridulces a los que nos tiene acostumbrados, todos esperamos que haya aprendido de sus errores, como en Perdidos (o Lost) y haga algo realmente bueno.

Como siempre, hay que recordar a este hombrecillo de aspecto friki que lo importante no es solo como transcurren las series, sino también su desenlace. Ya nos ha demostrado que puede hacer desarrollos insuperables pero no sabemos si es capaz de hacer finales de serie a la altura.

Aquí os dejo el trailer del estreno de Alcatraz para que os vayáis animando.

Tramas policíacas, misterio, ambientación cuidada, brochazos de fantasía… Ingredientes que sin duda pueden ser sínonimo de éxito. Veremos como transcurre el guión y la ambientación sonora con su música.

Para el reparto tampoco hay problema, poner a Sam Neill siempre es un seguro de vida, Sarah Jones (Sons of Anarchy) y Jorge García tampoco tienen nada que demostrar a estas alturas, así que es un reparto que parece acertado para una serie con altas espectativas.

American Horror Story

Todos sabemos lo difícil que es encontrar una peli o serie de terror que merezca la pena. La imaginación de los guionistas suele ser tan pobre que con aliñarla con unos cuantos baldes de sangre y un rubia gritona en paños menores, se creen que ya tienen peli de terror. A veces, de vez en cuando, salen cosas que valen la pena. A mí me gustó La Herencia Valdemar, pero hay que considerar que soy un friki, y además, de corte cthulhiano. Normalmente, el producto terror-misterio nacional e internacional invita a coger un bate de beisbol y partirlo contra tu pantalla de televisión (o monitor de ordenador). Y porque el guionista no está cerca.

No obstante, un lector asiduo de este blog me comunicó el estreno de una serie yankee que prometía, y como yo soy de los del parche en el ojo (en contraposición a los de la ceja) me he dejado caer por seriesyonkis y lo he pillado (perdónenme los autores, pero es que tampoco es justo que yo le pague canon a Almodóvar y a Ramoncín cuando odio las películas del primero y lo que sea que haga el segundo… todo lo que haga, básicamente). Y me he visto el capítulo piloto.

Para que le saques el gustillo a American Horror Story tiene que gustarte el terror psicológico. Sus creadores lo llaman horror psico-sexual. Tiene su punto. Una familia -un poco rara, todo sea dicho- se muda a un caserón victoriano en Los Ángeles, dispuestos a empezar una vida nueva. Pero resulta que el lugar tiene una historia, por decirlo suavemente, un poco desagradable. Me vais a decir que es el mismo rollo de casa encantada de toda la vida, y teneis razón. El punto está en el trasfondo erótico-esquizofrénico que envuelve el transcurso de la trama, los precipitados cambios de ritmo, el no saber qué está ocurriendo en determinados momentos. También es interesante la sensación de desasosiego que transmiten los personajes secundarios, y las dudas que genera las confusas situaciones que en algunos momentos se producen.

Podríamos decir que es la historia de siempre -si Edgar Allan Poe estaría vivo y cobrase derechos de la ceja por cada imitador a su casa Usher, estaría más forrado que Billy Gates- pero contada de un modo diferente, asociando con cierta retorcida imaginación el erotismo con el terror psicológico. El resultado me ha gustado. Daba bastante miedo, y sólo he visto el episodio piloto. Creo que lo van a echar en España -en el canal Fox Spain-, así que andaos al loro. Yo he visto el capítulo en la lengua de Drake y otros piratas, pero no dudo que pronto tendremos los sustos en el único idioma que se entiende bien, el nuestro (¿por qué será?).

Así que si por culpa mía veis la serie y os gusta, pasaos por aquí y decidme qué os ha parecido. Ponedme unas estrellitas si os ha gustado mi friki-reseña.