Elder Scrolls II: Daggerfall

61j93hsk0sl

El otro día, el ínclito springfieldiano que es Hamanu de Urik me informaba de que este año se cumplen veinte desde que Bethesda parió Elder Scrolls II: Daggerfall (1996). No me había enterado porque no suelo llevar la cuenta de los años de mis perros favoritos, pero es cierto. Daggerfall es una parte importante de mi vida; en el huequecito que tengo en mi corazón para mis perros, sólo hay uno que está al nivel de Daggerfall, el Emperador de mis más escondidos afectos: Ultima Underworld (al loro: 1993). Son esos juegos que cuando escuchas sus musiquillas algo maravilloso se revuelve en tu interior, como si amaneciese un nuevo día de tu adolescencia.

La grandiosa intro cinematográfica, con Uriel VII confesando sus secretillos de alcoba, que Bethesda nunca ha repetido, dice todo sobre la grandeza del juego.

Conocí el perro en una demo y me sedujo al instante. Sólo incluía el primer dungeon, pero eso no impidió que me la jugase mil veces, antes de comprarme el juego completo. Lo compramos Hamanu y yo, un día, en el Corte Inglés. Después ya fue la hecatombe. Y es que, para ser sinceros, Daggerfall es un juego único, nunca se ha hecho nada igual. Los Elder Scrolls siguientes son grandes juegos, pero le limpian las botas. Para que os hagáis una idea de lo que este juego es, yo nunca hice la misión principal, lo que no impidió que me durase años y años de aventuras, viajes, emociones y descubrimientos que de ninguna manera esperaba. Hasta tal punto llegó mi locura quijotesca, que las últimas partidas que jugué hace 3 ó 4 años, me hice un caballero andante e iba por el mundo desfaciendo tuertos. PERO NO UTILIZABA EL VIAJE AUTOMÁTICO, sino que viajaba de lugar en lugar a caballo y sin truco. Lo que supone que la mayor parte de mis sesiones de juego iba por descampados y bosques al trote sin que ocurriese nada. Hasta ahí llegaba mi locura.

df-ss-pines
Viajar por los bosques… cuántas horas no habré metido viajando…

Claro que esa posibilidad de jugar sin ataduras era muy emocionante porque viajando a pelo descubrías, sin proponértelo, localizaciones que no venían marcadas en el mapa. Dormías junto a cementerios, donde quizás te emboscaba un bandido o incomodabas a algún fantasma. Si tenías suerte de hallar un pueblo, podías pernoctar en una taberna, aunque a veces los posaderos eran gente de lo más rudo. Teniendo en cuenta que el tamaño del mapeado era más o menos el de Inglaterra, y que había miles de ciudades y villas desperdigadas por ahí, daba la impresión de que siempre había otros lugares que conocer. Solía buscar grandes ciudades para entrevistarme con el noble local en su castillo, que podía tener algún trabajillo bien pagado; o con los magos, o en algún templo o santuario.

chars
Estos son los servidores del King of Worms, el Underking; dan miedo, pero ellas están muy buenas.

Un tema que quería destacar es el de los desnudos. Los templos de Dibella eran una gozada, con todas las chavalas en paños menores, pechumbre al aire incluida (y tiparracos musculados con taparrabos, para las feministas que se están cagando en mis muertos). ¿Y cuando entrabas en una habitación de una posada y había una pava en pelota picada? ¿Y esas diablesas liberadas de la molesta costumbre del vestir y que cuando te atacaban no sabías si te pegaban con las garras o con sus enormes balones? ¿Por qué Bethesda infantilizó sus secuelas? ¿Para vender más? ¿Para eludir la hipócrita y ridícula censura?

fall_033
¡Ups! Creo que me he equivocado de habitación…

Es evidente que la saga no la van a jugar niños, sino adolescentes y adultos. En esta nuestra Edad de la Esquizofrenia, se puede poner mucha sangre, cabezas cortadas y zombis descarnados, pero cuidado con enseñar una teta. Los papis se escandalizan. Pues yo prefiero ver un buen culo entangado que miembros amputados. Y, si por ver una cabeza cortada, que he visto miles, no me vuelvo un cortador de cabezas, no creo que por ver una tía en bolas, o sugerentemente ataviada, me vaya a volver un pervertido sexual. Hoy en día, sagas como Witcher están enviando el puritanismo al vertedero, como debe ser. Pero los de Elder Scrolls andan con pies de plomo, no sea que bajen las ventas. Sinvergüenzas.

Muchos criticaron a Daggerfall por diversas cosas. Las dos principales críticas que yo he escuchado es que tenía muchos bugs (cierto) y que era siempre igual (falso). Normalmente la gente que dice esto no ha jugado a Daggerfall. Los bugs eran molestos pero podían evitarse una vez sabías cuándo y por qué se producían. Lo de que es siempre igual lo decían porque Daggerfall se programó con un sistema de generación aleatoria que llenó el mundo de ciudades, personajes, misiones, dungeons y todo tipo de situaciones que a veces se repetían. Pero dentro de esa aleatoriedad, cada reino y territorio tenía variaciones estéticas y particularidades únicas que daban la sensación de variedad. Además, hay otra cosa. Daggerfall es una juego que precisa imaginación para ser jugado, porque no te lo da todo hecho.

33yqm52
Algunos personajillos de los que merodean por Daggerfall.

¿A qué te refieres Friktor? ¿Se te ha ido definitivamente la pinza? Ni mucho menos. Me refiero a que hoy en día te lo dan todo hecho para que no necesites recurrir a tu imaginación. En la actualidad hasta los rostros son perfectos. En Daggerfall, cuando jugabas, te metías en un personaje y parte de la historia se desarrollaba en la pantalla y parte en tu imaginación. Cuando yo agarraba el caballo y me pasaba días -reales- viajando hasta una ciudad, lo hacía desde mi imaginación de estar viviendo una vida paralela, pateando caminos y conociendo lugareños. Entraba en las tabernas a media noche y bebía algo, hablaba con los parroquianos y después me iba a dormir. Si por ventura sorprendía a una de estas provocativas muchachitas en una habitación, hablaba con ella y me gustaba, igual hasta le daba un revolcón. Quiero decir que, cuando juegas a rol, si no tienes imaginación y quieres que el juego te lo dé todo, pierdes lo mejor de la experiencia. Y Daggerfall te ofrecía la posibilidad de jugar sobre la pantalla y jugar sobre tus propias fantasías. Era el juego perfecto para una experiencia de ese tipo, y yo, que he jugado todo o casi todo, nunca he visto nada igual.

La secuelas se volvieron más grises precisamente porque todo estaba atado y bien sellado. No había lugar apenas para imaginar. Cuando salvas partida, ahí se queda todo. Tus fantasías y quimeras no tienen espacio en el archivo, como diría el cuervo de Poe: “Nunca más”. Eso no quita para que sean buenos juegos, pero mucho más pequeñitos.

Por todo lo dicho hasta ahora: Feliz cumpleaños, Daggerfall.

PD: ahora seguro que me ponen la página como que tiene contenido para adultos.

Playfriki: Invierno, 2013.

Saludos frikiwarros de todos los mundos y dimensiones. Aquí venimos con la Playfriki de Invierno, en la nueva temporada marcada por el cambio de mensualidad. Desgraciadamente, ya no publicaremos Playfrikis todos los meses, y tendremos que conformarnos con números trimestrales. Ya sé que es duro de afrontar, pero la situación económica del país de la Piruleta no nos deja más opción, sentimos las molestias.

La salida de este número se ha contemplado con especial expectación, y algunos frikis que han asaltado los kioskos han tenido que ser apaleados y pisoteados para evitar disturbios. Todas tus preguntas sobre la princesa de Cimmeria se resolverán en las jugosas páginas de nuestro número invernal, las dudas que te corroían desde el momento en el que naciste para la frikinación se resolverán instantáneamente ¿tuvo Zenda un affaire con Conan? ¿Esa jovencita limpita a la que le sienta tan bien la mini-armadura de escamas es Xena o es otra buenorraventurera? ¿Están los enanos mejor dotados que los orcos? ¿Es proporcional lo mala que es una peli con lo buena que está la prota? Todas las respuestas en la Playfriki de Invierno. Si te lo pierdes es porque tienes la lívido de un slim, (con perdón) juasjuas.

¡Te esperamos para el número de Primavera!

018Playfriki_invierno2013

Playfriki: Octubre, 2012.

Y con este número de Playfriki completo mi deber mensual por el momento, trayendo de la mano del gnomo un octubre temático, con Halloween de portada. ¡Para que lo disfruten los frikis!

Como buenos frikis que sois (si no, no me estaríais leyendo) no podéis perderos este número. Desplegable del tamaño de las sábanas de Goliath con la bruja de las posaderas generosas con ropa suficiente para cubrir la calva de mi amigo el gnomo. Incluído también el Warritest, para que puedas hacerte una idea aproximada de lo warro y friki que eres, y del poder de sinergía (desde +1 hasta +5) que ejercen ambas cualidades de haberlo. Hemos destinado una pequeña sección a disfraces de Halloween femeninos, de esos que parecen de todo menos atavíos de mujeres honestas (ya me entendéis). Y como colofón una guía completa y compleja para hacer calabazas de Halloween con vela incluida, con el objeto de aportar la iluminación perfecta para que tu habitación, estancia, salón, etc… parezca un puticlub. ¿Qué más se le puede pedir a una revista? Tan lejos llega Playfriki, que hasta estamos rompiendo parejas consolidadas que parecían eternas…

Tenemos que despedirnos precipitadamente porque las brujas andan buscándonos para cobrar su caché, y con eso de la crisis ya sabéis, que me lo he gastado todo en miniaturas y dados… Así que la redacción de Frikiplaster y las oficinas de Playfriki en el País de la Piruleta van a estar vacías hasta que estas “brujas” asuman que no van a cobrar. ¡Largo de aquí, jajaja!

Playfriki: Septiembre, 2012.

Ya sé que llega con retraso. Mea culpa, mea culpa, mea culpa. Pero yo no tengo la culpa de que retengan al gnomo en la frontera del País de la Piruleta y luego le metan en una cárcel turca por traficar con dados de colores. Ahora que ya se ha escapado, vuelve como siempre a traernos a los frikis felicidad…

A la redacción de Frikiplaster, lo que más nos duele, sin duda, son las injusticias, como la cometida con nuestro querido lector, amigo, colega, cofriki, y todo lo que pueda añadir, don Frisky el Contemplador. Ahora le quieren empapelar por acoso, ¡que gran farsa! Los jueces no saben qué inventarse, todo es una maniobra política contra el bueno de Frisky por haber levantado un ejército de orcos y haber tiranizado el reino de Puritanix bajo su cruel puño de hierro, que claro, como el tío ni se droga ni conduce borracho, pues por algo hay que imputarle para quitarle de enmedio. Playfriki ha conseguido, no obstante, entrevistarlo con total imparcialidad, y también a algunas de las acosadas, que posan en paños menores para completar el reportaje. No te lo puedes perder, amigo frikoso.

Y esto es lo que está ocurriendo entre los frikis que no reciben su ración mensual de Playfriki… no me extrañaría nada que este mes hubiese altercados en las grandes ciudades, preguntadle si no a Rappel, a ver qué os dice.

 

Playfriki: agosto, 2012.

Bueno, bueno, con cierto retraso pero aquí estamos. Los recortes están siendo muy duros y ya sabéis, manifas y carreteras cortadas, el gnomo no ha podido llegar tan rápido como quisiera. Pero ya está aquí con un número sensacional que os hará olvidar los tensos días de espera…

 

Las estampidas de babeantes frikis no han sido tan graciosas este mes como los anteriores, pues en el momento de abandonar el cubil y salir a la luz en busca de las páginas más codiciadas de los kioskos internacionales, se han encontrado masas enfervorecidas montando bronca, y claro, si otro hace tu papel, ya no tiene gracia que lo hagas tú. Y es que los recortes están afectando a todos, incluso al gnomo. De hecho, no estaba pensado fotografiar a las bárbaras en plena furia para el número de agosto, pero se han puesto así al saber lo que les íbamos a pagar. Y mientras sajaban y tajaban, el gnomo pillaba fotos, ¿inteligente verdad?

La fama que viene adquiriendo Playfriki da lugar también a momentos bochornosos. Que le pregunten a la rana Gustavo, que estaba tranquilamente desempeñando su labor de socorrista cuando se le ha acercado un PNJ todo desfasado para pedirle, nada más y nada menos ¡que una portada de Playfriki! Señorita, por dios, comprenda que si la pongo en la portada de septiembre, en la de octubre va a salir mi cabeza pinchada en un palo llevada por una marea de frikis. La respuesta, profunda meditación por medio, es: NO, ¡JUASJUASJUAS!

Gustavo está últimamente todo impertinente, lo reconozco, pero no es mi culpa.

El mes que viene, si los recortes me lo permiten, más y mejor. Prometo estar más atento al blog, ¡pero es que tengo muchas cosas que hacer! ¡Lo siento!

Playfriki: julio, 2012.

Vale, vale. Ya está, ya pasó, venga, venga, que cosas más horribles habrán pasado en estos días. Es cierto que Playfriki llega con retraso, pero es tan bueno el contenido que no podrás quejarte. Y si lo haces, me mandas tu dirección y te remitiré un mono darksaniano entrenado para comer ojos. Aquí tenéis la suculenta recompensa a la paciencia…

Los disturbios de esta semana juliana han sido muy desagradables, especialmente porque han afectado demasiado a la redacción de Frikiplaster, que ninguna culpa tiene de las ideas y venidas de maese el gnomo. El sitio al que nos hemos visto sometidos (sí, con arietes y torres de asedio incluidas, cargadas de frikis con cascos y bolas de pinchos) me va a salir un ojo de la cara en aceite, porque lo he tirado casi todo hirviendo, ¡zaca! por la ventana. ¿Quién me paga a mí el aceite? ¿Y la puerta arieteada? No hay derecho a que vayan por ahí destruyendo las cosas que uno laboriosamente se curra. Al menos pude descargar la tensión acumulada de días y días de rascamiento de pelotas tirando pedrolos de 20 kilos por la ventana sobre las turbas (un blanco siempre agradable ¡chof!) que rodeaban el edificio. Recuerdo perfectamente a un friki disfrazado de superhéroe al que le endiñé con el lomo de la 4ª Edición de D&D, algo especialmente grave, porque puede contagiarte alguna enfermedad de esas raras… Miradlo con vuestros propios ojos…

Tuve la fortuna de poder fotografiar al friki antes de sacudirle con la 4ª versión…

Y eso es lo que tenemos, amigos frikiwarros. Espero que el mes que viene todo sea más tranquilo, y que los destrozos no afecten a Frikiplaster, pardiez, ¿cómo nos atacáis? ¡Si nosotros somos los instigadores! No hay derecho… el mundo al revés.

Playfriki: junio, 2012.

Antes que nada, mis disculpas a los consumidores compulsivos de Playfriki. El gnomo se ha retrasado por problemas inconfesables y por eso el número de junio ha llegado un día más tarde. ¡Nadie se asuste! ¡Aquí tenemos fresquísima la revista de junio para que los enfermos del rol puedan distraerse y dejarse de masunos durante el tiempo que les dure el visionado-lectura de nuestras voluptuosas páginas…

Este mes la devastación se ha producido por partida triple, y me explico. Los frikis fueron a buscar ansiosos su número de ayer, destruyendo y yermando como tienen por costumbre arraigada, y cuando llegaron al kiosko y vieron que no había número, el cabreo fue extremo, de tal manera que extendieron sus tropelías a otras zonas del casco urbano de sus respectivas ciudades, furiosos con el gnomo. Y hoy, como han vuelto extraordinariamente necesitados de Playfriki, han vuelto a cometer atropellos y han vandalizado lo que quedaba por vandalizar. Los ayuntamientos pasan las facturas de los destrozos a esta redacción, y bueno… eso no tiene mayor interés. Lo importante es la fama internacional que está alcanzando la revista, que hasta Katy Perry tiene que suplicarle a Elmo (ya se lo cobrará él como mejor sepa juasjuas) para que intervenga en su favor ante mí. Elmo, como buen friki, es muy amigo mío y tiene mano en Playfriki.

Elmo aguantando la tabarra de cada día

Deudas por pagar: Maestro Térrax, te mando el número de este mes gratis por mi silencio por lo del premio Liebster. No lo dejaré pasar, pero estoy muy liado últimamente. Intenté ponerte un comentario en tu blog, pero ya sabes que me da problemas postear ahí. Tengo otra deuda contigo, la de la entrevista, todo se andará, la idea me gusta mucho y en cuanto pueda prepararé las preguntas. ¡Un saludo a todos los frikis!